No cargues tu maleta de vida

La mochila que cargas a la espalda

No, no te voy a hablar de la mochila de Pocholo. ¡No!

Te voy a hablar de la tuya, ¿qué que mochila?, esa, la de tu vida, la que cargas bien rellenita a la espalda y no te deja avanzar ni cogiendo impulso.

¿Qué no entiendes nada? Pues te lo explico.

A lo largo de nuestra vida cargamos una mochila (otros le llaman maleta, a mi me gusta más mochila, por eso de que la llevamos a la espalda) en la que cabe todo. Si, si, todo. Desde la hipoteca de la casa, hasta el día que te caíste de la bici cuando tenías 15 años y te dolió tanto que aquella niña preciosísima que te tenía embobado se riera con sus amigas. Cabe tus problemas de no haber podido estudiar, de no conseguir ser más delgada, cabe… pufff… imagina cualquier cosa que no conseguiste, cualquier frustración que tengas, todas las tristeza a las que te has enfrentado en la vida, toda la culpabilidad que sientes, toda la dependencia emocional que acarrea vivir sin o con alguien… Imagina, ¡todo cabe!

¿Y así quien es el “guapo” o la “guapa” que es capaz de avanzar, de conseguir metas, de saltar obstáculos vitales, de superar situaciones incomodas y/o que parecen insalvables?

Y ni que decir tiene si además de mí misma, dejo a otras personas que me metan cosas en la mochila, como reacciones de ira incontenida e indiscriminada, ridiculizaciones sobre mi persona, falsos testimonios que me perjudican en mi día a día, fijaciones obsesivas con mi “maldad”… ¡Bueno! ¡Bueno! ¡Bueno! Así sí que ya ¡apaga y vámonos!

Pues sigue imaginando y piensa como caminar con todo ese peso a la espalda y hasta donde serás capaz de llegar. Y lo que es más grotesco aún: imagina porque no lo sueltas, porque no dejas cosas fuera de la mochila, porque no metes la mano y sacas ese trillón de cosas que te paralizan. Esto es autosabotaje, nos perjudicamos aun a sabiendas de que lo estamos haciendo. Pero, ¿por qué nos hacemos semejante barbaridad? ¿Por qué nos perjudicamos así en este ya “valle de lágrimas”? Con lo fácil que sería soltar la mochila y seguir hacia adelante, livianos, sin mayores pesadumbres, ni mayores cargas que las que podamos resolver diariamente.

Pues muy fácil, porque somos unos “rajaos”, unas cobardicas, y tenemos una mieditis aguditis a soltar, a dejar cosas en el camino…

Si mi querido lector, mi adorada lectora, tenemos temor a soltar. Pensamos que si sacamos mucho de la mochila dejaremos de ser quienes somos…

Y hasta aquí puedo contar por hoy, de esto y de como soltar lastre te cuento en el próximo artículo… ¡No te lo pierdas!

Publicado en Adelanto Bañezano

Para tod@s l@s que no pudisteis escucharnos en directo aqui os dejo el programa de radio con el gran Mati Alonso, en el 107.7 del dial local en La Bañeza Radio.

Gracias a tod@s por disfrutar de ellos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s