Voy al psicólogo porque NO estoy loco

anuncio_gabinete_marianHace unos días una amiga me comentaba que estaba buscando un abogado que la ayudara a resolver un tema legal que ella no podía/sabía como hacerlo, el otro día mi hijo que lesionó practicando judo y rápidamente me lo llevé a ver a la fisioterapeuta, ya que yo no sé nada de huesos, músculos y demás (lo básico, e imprescindible para sobrevivir…), me comenta mi vecina el pasado viernes que ha tenido un problema con la cisterna de su baño y ha tenido que llamar a un fontanero porque ella se veía incapaz de poder solucionar el problema sola…

¿Qué por qué te cuento todo esto? Pues sencillo. Hoy quiero reivindicar mi profesión, hoy quiero que comprendas que hay que ir a consulta psicológica precisamente porque no estás loco y además eres inteligente. Vamos a ver, si como en los ejemplos anteriores, hay situaciones en las que necesitamos de un profesional cualificado para solucionar ciertos problemas que nos surgen en el día a día y que no podemos resolver porque no tenemos ni los conocimientos adecuados ni las habilidades propias para ello ¿por qué nos empeñamos en resolver nuestras “comeduras de coco”, nuestros “bajonazos de ánimo” y/o nuestros “tropiezos en la vida” nosotros solos?

Pues, ¡no lo sé! Pero me encanta cuando en mi consulta entra una persona y me dice: – Vengo para que me ayudes porque no sé cómo hacer para resolver mi problema. ¡Bien! ¡Buen “primer paso! Reconocer que hay un profesional que puede ayudarte con sus conocimientos, estudios y experiencia laboral a resolver una situación que te está impidiendo realizar tú día a día de forma satisfactoria y óptima.

Muchas personas piensan que los psicólogos somos como los amigos o los curas e incluso como los camareros de bar (con todos mis respetos por las tres clasificaciones que acabo de hacer), que les cuentas lo que te pasa y con su buena fe y su “cariño” te aconsejan y te dan pautas a seguir, te apoyan y te animan a salir del bache. Pues no. Siento decirlo, pero no. Hay una diferencia grande o pequeña, según se mire. Los psicólogos como profesionales que somos hablamos siempre desde los conocimientos adquiridos sobre el ser humano durante nuestra carrera de cinco años y los posteriores másteres, cursos, seminarios, etc. que hayamos realizado. Hablamos desde la perspectiva de no mezclar sentimientos con cercanía. No damos consejos porque sí, y a lo loco, si no que nos basamos en las circunstancias vitales de la persona que nos consulta y ponemos en orden formas de hacer y esquemas mentales a través de la escucha activa y los “deberes” para mejorar la situación que la persona tiene que comprender y realizar.

En definitiva, cuando mas cuerdo te muestras es cuando pasando por un “bache” en tu vida buscas ayuda profesional y no temes que te llamen loco porque tú sabes que no lo estás y simplemente necesitas a un profesional que sabe de “estas cosas” para que te ayude a superarlo.

Publicado en Adelanto Bañezano

D: Que me perdonen en la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca, porque he elevado a los altares a nuestro patrón “Juan Huarte de San Juan”….en el audio lo escuchareis…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s