En paz con la navidad

Pues ya están aquí las navidades de nuevo, aunque parece que llevan más de un mes con nosotros, ya hemos probado los dulces navideños, nos rodean las estrellas rutilantes por todas partes, los bosques de árboles de navidad están más frondosos que nunca, ya suenan villancicos en según qué zonas y/o establecimientos, la familia comienza a relanzar estrategias casi bélicas para coincidir o no, vemos ya como casi sin tocarla la paga extra (quien la tuviere) se esfuma, comienza el olor a perfume cada vez que ponen un intermedio en la tele, los peques se vuelven locos con juguetes que atraen sus ojos y oídos y se desparraman por doquier en cualquier centro comercial, o tienda de barrio….

En fin, que llegó el ¡“horror”! Sí mi querida lectora, absolutamente mi adorado lector, todos los años se repite esta festividad que más bien recibimos como una pesada losa y una carga económica y que nos empalaga hasta no poder ni respirar.. Sí, la mayoría desean dormir desde el 21 de diciembre hasta el 7 de enero…

¡Qué zozobra! ¡Qué poca paz! ¡Cuánta hipocresía!…¡ Vaya rollo!

Seguro que te identificas con muchas de estas cosas o con una buena parte por lo menos, y si además le añades las pérdidas de los seres queridos, puff, ¡insufrible navidad!

¡Cuanto lo siento! Que difícil camino nos queda por recorrer para encontrarnos en PAZ con la navidad, pero ¿y si por lo menos lo intentamos? Los que nos han dejado, no van a volver, que hay muchos gastos, que realmente amamos poco al prójimo que nos rodea y que solo vemos una vez al año, que recordamos las navidades de otra forma.. pues sí, pero, ¿por qué no probar a cerrar los ojos y recordar cuando llevabas aquellos pantalones cortos con los calcetines a media asta, o tú, aquellas trenzas semideshechas y los calcetines de perlé?, y al inspirar profundamente dejas que en tu pecho vuelvan a revolverse las mariposillas de emoción de ver las luces brillantes de un árbol que a sus pies albergaba miles de regalos para toda la familia, que de tus ojos broten unas lagrimillas cuando al brindar con el cava tu padre deseaba que el próximo año fuera igual o mejor, y que siguierais juntos y felices, porque no ves la cabalgata como si en vez de medir 1,70 cm sólo levantases 1,10 cm del suelo…

Anda, inténtalo, aunque sólo sean 10 minutos.. Busca la paz con la navidad y ama desde tu corazón con sinceridad como si fuera 12 de mayo, 22 de abril, 5 de julio…

FELIZ NAVIDAD te lo deseo de todo corazón hoy, el 23 de septiembre y hasta el 29 de febrero…

Publicado en el Especial Navidad del Adelanto Bañezano

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s