Archivos Mensuales: julio 2016

El cuerpo dice lo que la mente calla

E incluso a veces no sólo lo dice, si no que lo grita.

Hace unos cuantos años que estudié en la facultad los fenómenos psicosomáticos. ¿Qué que son dichos fenómenos? Pues en resumen, dícese de aquella lesión orgánica (enfermedad, malestar, etc) que se considera de origen psicológico.

Es un síntoma físico que se supone producto de un padecimiento mental. Por ejemplo, es muy normal que te duela la cabeza cuando te preocupa algo, cuando tienes un problemilla por resolver, o cuando estudias. El cerebro (físico) está soportando trabajo, que en algunas ocasiones supera su capacidad de resistencia.

Recuerdo vívidamente las clases de psicobiología en las que estudiamos cada parte del cerebro y sus capacidades asociadas, “el poder de la mente” venía de partes físicas de nuestro cerebro.

Años más tarde comencé a sentir curiosidad por como “somatizabamos” según qué problemas, es decir, donde se colocaban nuestros dolores dependiendo de qué tipo de preocupación, frustración o mal rollo teníamos. Muchas veces de manera inconsciente, ya que a nadie nos gusta sufrir (bueno, menos a los sadomasoquistas, pero ese es otro tema para otro momento). Y comencé a observar y a estudiar las enfermedades que padecían las personas que me rodeaban, los casos que la gente me contaba, y a mi misma… Y comencé a darme cuenta que muchas veces síntomas y problemas se repetían en diferentes sujetos (ojo… que no es un estudio científico lo que yo hice, fue pura observación y luego la curiosidad me llevó a encontrar libros que hablaban del tema) y para mi sorpresa inicial mucha gente creía en mi poder adivinatorio cuando al comentarme una dolencia yo les interrogaba sobre un aspecto de su vida y resultaba que “no iba muy bien”…

Para vivir plenamente, debemos aprender a escuchar lo que dice nuestro cuerpo.

Desde diversas perspectivas que no son la psicología, como filosofías y tendencias sobre el pensamiento y crecimientos personal y espiritual (la metafísica, la programación neurolingüística, terapia gestalt, theta healing, ressonance patter, reiki , bioenergía y hasta en el yoga) se explica que, aún cuando en algunos casos las enfermedades se deben a un gen, la mayoría de las personas sufren y padecen males porque, acumulan resentimientos, odio, cólera, furia, sentimientos de culpabilidad, viven aferrados al pasado y a las ideas del pasado, viven para complacer a los demás o según los patrones establecidos como correctos, no se aceptan a sí mismos y carecen de amor propio de manera incondicional, y demás emociones que surgen a través de los pensamientos que no controlan y que llega un momento en el que el cuerpo dice: – ¡Pues esto tiene que salir por algún lado!

Todos creamos nuestras experiencias a través de los pensamientos que decidimos hacer nuestros y a través de estos surgen los sentimientos que nos llevan a las acciones y de ahí a los resultados. De hecho nuestra vida no es más que un reflejo de nuestro estado mental; si en nuestra mente hay paz, armonía y equilibrio, entonces nuestras vidas pueden solamente ser armoniosas, pacíficas y equilibradas. Y si tenemos pensamientos negativos ya sabemos qué es lo que pasa.

Nuestro cuerpo es sabio y habla, por eso hay que aprender a escuchar qué es lo que nos quiere decir, para, desde ahí, ir a la situación que nos genera malestar sanarla y vivir sin hacernos tanto daño.

Observemos nuestras dolencias y las emociones que se viven al mismo tiempo, y así descubriremos como “no hacernos daño”.

Publicado en Adelanto Bañezano

Anuncios

El tiempo es relativo

Hoy voy a romper con la rutina que sigo en este blog. Es algo que necesito hacer y que creo que he conseguido interiorizar…

Por fortuna estoy inmersa en un tiempo cambiante, lo que es pasado es presente y lo que es presente está en futuro. Es increíble como en nuestras cabezas pueden bullir cientos de ideas a la vez y como esas ideas hacen de nuestro futuro que se convierta en los múltiples futuros que podrían ser….

Pero lo realmente importante al final es el simple futuro de este día en el que cuando desaparezca el sol recostaremos nuestra cabeza en la almohada y sin pensar, ni haber planeado, habremos vivido un futuro que cuando amaneció vaticinamos de una forma o quizás de dos o tres y realmente se ha moldeado solo.

Visualizo cambios, pero no se si los que deseo o los que se me ocurrirán, o incluso los que simplemente pasarán. Pero cambios habrá. Cuestión de actitud, cuestión de tesón, cuestión de vida. Cuando ahora mis días son reminiscencias del pasado, recuerdos verdes y olores de verano y mi presente es feliz en la lejanía me siento satisfecha y con poder de creer en mi.

Me gusta del ser humano su capacidad para reconocer que necesita ayuda y que tiene la capacidad de mejorar y evolucionar, que no se conforma con estancarse y dejarse llevar por la corriente. Todos y todas estamos en constante movimiento, necesitamos que el tiempo pase y a veces queremos detenerlo. ¡A ver si nos aclaramos!

¿Que mejor regalo de la vida, que una vida vivida pudiendo recorrer pasado, presente y futuro desafiando al impenetrable reloj del ayer, del hoy y del futuro?

¡Vive hoy, porque es tu tarea mas importante!

 

El fracaso escolar

Hay un tipo de fracaso que todos tenemos en mente, que junto con el fracaso sentimental, es el que más nos puede preocupar (y por otra parte, implicar) que es el fracaso escolar.

El fracaso escolar se ha convertido en uno de los grandes caballos de batalla de nuestro país. Con un 20% de abandono prematuro de los estudios por parte de nuestros jóvenes, tenemos un gran reto como sociedad para subsanar errores que pueden ser muy graves en un futuro no muy lejano.

¿Qué falla?, ¿Qué es lo que estamos haciendo mal?, ¿Por qué se desmotivan nuestros hijos?

Esa es la gran pregunta… Cómo me gusta decir a mí: la gran madre del cordero.

Hay una cierta tendencia a poner todo el peso de ‘la culpa’ en el sistema educativo. Y esto será correcto, siempre y cuando al referirnos a Sistema Educativo no dirijamos nuestra mirada culpabilizadora únicamente a la escuela y los profesores porque cuando hablamos de Sistema Educativo damos menor importancia a la palabra más importante: SISTEMA y ahí todos tenemos en mayor o menor medida nuestro grado de responsabilidad: docentes, familias, la administración, etc. No olvidemos que el corazón de un Sistema Educativo son los valores de la sociedad. Por este motivo, un fracaso escolar es un fracaso social.

Las causas pueden ser múltiples, y de muy diversa índole. Desde:

Dificultades propias de los estudiantes, dificultades socioeconómicas, la falta de complicidad entra la familia y la escuela, la inestabilidad del Sistema sujeto siempre a los vaivenes políticos, en esencia seguimos instalados en un sistema propio de la era industrial pero vivimos en un mundo cambiante, globalizado y de gran complejidad que demanda innovación y espíritu emprendedor, buscamos resultados inmediatos para combatir el fracaso escolar y esto nos conduce a tomar medidas improvisadas que no nos dejan avanzar, desconocimiento de las técnicas de estudio, entre las principales.

Vivimos en una sociedad excesivamente competitiva y es precisamente por este motivo que necesitamos educar a nuestros hijos y alumnos para que crezcan emocionalmente sanos. Educarles en que compites pero no contra los demás sino contra ti mismo: el reto no es ser el mejor sino ser mejor que ayer.

Eduquemos en las fortalezas: que aprendan a tolerar la frustración, a saber esperar, a saber ganar y a encajar las derrotas y contratiempos de la vida.

Esa es la esencia de la educación. Si educamos para que sean los mejores estaremos perpetuando la sociedad que tenemos hoy, donde todo vale con tal de ser el primero, donde el fin justifica siempre los medios, ¿es ese el futuro que queremos para las generaciones venideras?

¿Qué importancia tiene la familia?

El papel de la familia es fundamental. Por este motivo es necesario que formen “equipo” con los profesores. Para que esto ocurra es necesario que desde la escuela se valore el papel de los padres y se abran las puertas para que puedan colaborar y participar. Así como los padres deben comprender el papel tan importante que juega el profesor a lo largo de la vida madurativa de sus hijos y hacerles comprender lo importante que es el ser educado por alguien que quiere para ellos su “mejor yo”.

Publicado en Adelanto Bañezano