Archivos Mensuales: septiembre 2015

¿Qué es la Pisicología?(2ª parte)

¿Quién no ha oído alguna vez?

– ¡¡Ay, es que está tan “depre”!!

– Lo que le pasa es que tiene fobia a…

– ¡Esa es una histérica!

– Para trabajar en esto hay que ser un poco psicólogo.

Y así podría seguir con cientos de expresiones que el lenguaje coloquial ha asumido de la terminología científico-patológica que concierne a la psicología.

¿Y cuántos no hemos pasado por alguna prueba de selección, bien fuera de manera escrita o en forma de entrevista para alcanzar un puesto de trabajo? ¿O saben de alguien que ha tenido que someterse a ellas con dicho fin? Y normalmente se escucha:

– Vaya cosas que se inventan estos psicólogos para echarnos a la calle sin darnos una oportunidad, ¿que sabrán ellos? ¿Qué le importará saber si me enfado cuando no gana mi equipo de futbol favorito? Están “taraos”.

También habrán escuchado a alguna mamá o a algún papá decir: – Que el niño no presta atención en clase. Nos dijo la psicóloga, que si pasaba algo en casa… ¿Que tendrá que ver una cosa con la otra? ¡Que sabrá esa!

Son sólo algunos ejemplos de cómo la vida cotidiana desprestigia, por desconocimiento básicamente, a la noble ciencia de la Psicología. Y si a este devenir de pensamientos le unimos la imagen que el cine y la televisión da en muchos casos de las psicólogas obsesivas y/o ninfómanas y los psicólogos “atontaos” y/o traumatizados, pues ¡apaga y vámonos!

¿Quién se va a parar a pensar que un profesional de la psicología le puede ayudar a que sus hijos e hijas mejoren sus notas, a superar la muerte de un ser querido, a conseguir un trabajo, a cuidar de sí mismo para ser más feliz?

Pues sí, eso es lo que hacemos los profesionales de la psicología, entre otras muchas cosas. Repartidos en muchos y variopintos campos de trabajo que me gustaría darles un poco a conocer en esta entrega de Mirando hacia el interior.

Existen tres especialidades básicas: Especialidad Clínica, Especialidad Educativa, Especialidad Trabajo. Aunque actualmente todo está más diversificado y complementado, pero no voy a aburrir al personal con todos los ramajes en los que discurre nuestra ciencia.

Básicamente los psicólogos actuamos en campos individuales a modo de terapias, asesoramiento, valoraciones, etc. Pero también jugamos un papel importante en el conjunto de la sociedad abarcando tanto el sistema sanitario, como educativo y como el laboral.

Trabajamos conjuntamente con muchos profesionales que complementan nuestra actividad y a los cuales complementamos en sus quehaceres, todo ello a modo de equipo.

En conclusión  y para no marear mas la perdiz quería que usted que me lee supiera que un o una profesional de la psicología está en colegios, centros sanitarios, centros de atención a mayores, grandes empresas, en los organismos oficiales, en administraciones públicas y en sus propios gabinetes siempre trabajando por el bienestar de las personas, por mejorar su calidad de vida y por mejorar el entorno a veces físico, y en todo caso psíquico en el que nos encontramos inmersos día a día.

Publicado en Adelanto Bañezano

Anuncios

¿Qué es la Pisicología? (1ª parte)

El primer día que me senté en el largo y viejo pupitre del inmenso aula de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca, allá por el principio de los 90, pensé: – ¡¡Ya está, ya voy a curarlos a todos!! Tendré mi bata blanca, mi sofá chaislonge, y mi reloj de arena. Una mesa con un pisapapeles rojo y una pluma Mont Blanc.

Ay, qué tiempos aquellos…

¿A que si? ¿A que a más de uno de ustedes nada mas que le mentan la psicología, el psicólogo, la psicóloga… se les viene a la cabeza la bata blanca, el diván y demás? Pues sí, señoras y señores no se equivocan ustedes, así es en algunos casos. Pero no todo queda ahí, no! Hay mucho más, pero mucho, mucho más.

Eso, lo descubrí con el paso de los años, de la mano de eruditos (y no tan eruditos) profesores, compañeros y compañeras y un chico de químicas.

Por eso, ahora que ya miro en perspectiva, puedo contar lo que es la psicología cuando alguien se cruza en mi camino respondiendo rápidamente a la presentación de soy o es “psicóloga”: – ¡¡Uuuuyyyy, habrá que tener mucho cuidado con lo que se dice delante de ti, seguro que nos estas analizando!! (en algunas ocasiones este final de la frase incluso cambia por: – ¡¡nos estarás adivinando el pensamiento!!).

He aprendido a vivir con ello. Y unas veces respondes con un: – ¡Si, ten mucho cuidado! Y otras te ofendes y comienzas con una disertación teórico – filosófica sobre la base científica y las diferentes corrientes de pensamiento que defienden la Psicología como práctica válida para la curación de males que aquejan al ser humano, etc, etc, etc…..

Un poco por eso es por lo que yo estoy aquí, delante del ordenador, escribiendo este pequeño artículo. Porque deseo que se comprenda la psicología como una herramienta más a utilizar por cualquier ser humano para mejorar su calidad de vida. Y que se borren esos clichés de que la psicología sólo sirve para tratar a los “locos”

A lo largo de mi colaboración con el semanal Adelanto Bañezano, al que en primer lugar quiero agradecer esta oportunidad y el más que amable y cercano trato que me han dispensado, pretendo que tú, que has tenido la amabilidad de detenerte unos minutillos y leer lo que escribo, conozcas la psicología de manera más cercana y sencilla. Y en la medida de los posible poder acercarte pequeñas estrategias para mejorar tu día a día y afrontar los baches que esta vida nos pone en el camino y que muchas veces se convierten en auténticos “socavones”, sólo por desconocimiento de que gran parte de las herramientas que puedes usar para vadear esos escollos están dentro de ti y que si no alcanza, tendrás cerca un profesional dedicado a la psicología que podrá ayudarte a superarlo y no por eso pensar que estás “loco”

Publicado en Adelanto Bañezano